Tamaño de texto normalTamaño del texto medianoTamaño del texto Grande www.webrelatos.com
Recomendar Relato Añadir Comentario Descargar
    1 votos
    1 visitas
     0 comentarios
    Poemas
    Otros Poemas
    24-12-2010
    Ranking 0
 

 

 
      Relatos de Terror
      Historias de Terror
      Relatos eroticos
      Chat terrorífico
      Juegos adultos
      Cientos de juegos
      Fondos de terror
      Videos de fantasmas
      Profecías Profetas
      Paelleros Paellas
      Perfumes Originales
      Comprar Naranjas
      Tu web aquí

Abuela Escrito por Raúl S. Cervantes

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Meneame Compartir en Digg Compartir en Google Compartir en Yahoo Compartir en Technorati Compartir en Barrapunto Compartir en Windows Live Compartir en Ask Compartir en StumbleUpon Compartir en Squidoo Compartir en Slashdot Compartir en Newsvine Compartir en BlinkList Compartir en Dzone Compartir en Shoutwire Compartir en Faves Compartir en Simpy Compartir en Diigo

Título del relato de poemas: Abuela.
Este relato corto ha sido escrito por: Raúl S. Cervantes




Contemplo sus ojos por el tiempo nublados, ventana abierta que destapa una infancia de trabajos forzados.
Un día más me siento sobre su regazo, ella acaricia mi pelo con un gesto suave, como si palpara el sentir de su alma a cada roce.
En el cuento de su vida no hay héroes, más bien sobraban los villanos.
¡Nena, no salgas a la calle! Gritaba su madre mientras bajaba por el racionamiento.
Aun recuerda los olores en aquel patio de vecinos, a pan con aceite y tocino tostado en el vientre de una estufa de carbón.
Las mañanas que obligada dejaba sus juegos infantiles para subirse a un taburete y lavar las penurias de unos burgueses sin escrúpulos.
Esta historia no es para criticar un pasado maltrecho que se escribió con sangre en el lecho malparido de una dictadura.
Estas letras no es más que un homenaje a mi abuela, que tantas veces entre su falda me escondía para que mi madre no me encontrara después de una de mis trastadas.
La tarde se consumía como la niebla matutina, mientras yo en su regazo permanecía recostado sobre su pecho, que aunque no me amamantó, lo que ella me dio jamás nadie podrá arrebatármelo.
Ella supo regalarme susurros cada mañana hasta que me desperezaba esperándome con la taza de cereales sobre mi mesita de noche.
Ella me obsequió con un amor de madre que sin parirme así lo sentía.
Con su pelo cano, siempre repeinado, ondulaba en su cabellera años y años de trabajo, que humilde, jamás pidió nada a cambio. Con un abrazo ella se sentía la mujer más feliz del mundo.
Hace ya casi tres años nos dejó su cuerpo cansado, se fue como ella siempre esperó, rodeada de los suyos, entre besos y lágrimas.
Yo la miré, mi cuerpo de hombre ocultaba mi alma de niño que aun se recordaba sentado en su regazo.
Me acerqué a su rostro surcado por el sello inevitable de los años, le susurré con el mismo cariño que ella me prestó durante toda mi vida.
¡Te quiero! Le dije mientras de la angustia casi me atraganto con mi propia saliva.
Ella me dijo alguna vez que el tiempo marchita hasta las flores más hermosas y mirándola así, abatida, no supe darle la razón, porque ella seguía siendo tan bella como siempre.


 
 
 
Mapa Web
Relatos de terror | Relatos eróticos | Grandes Biografías | Relatos de humor | Poemas Poesias | Varios |

Puedes colaborar con la página enviando tus relatos cortos.. Aquí
Si algún enlace no funciona, quieres intercambio de enlaces, publicitarte en la pagina o crees que algún contenido vulnera propiedad intelectual o copyright informanoslo
© 2006 WebRelatos.com sobre el material original.